Subscribe:

19.5.12

Ella no necesita nombre

Pregunta la niña de la mirada de esfinge si no será que la quiero porque estaba ávida de querer a alguien. Querer a quien fuera pero querer.
Le contesté que no, pero no le dije la segunda parte de la respuesta, y es que me voy convenciendo de que quería quererla a ella, como fuera, pero quererla.
De lejos, pensé que iba a poder nada más, dispuesta para ella pero siempre sola (sin ella, sintí). Pronta a decirle algo lindo que me acercara o me alejara de ella, pero siempre dispuesta a decirle algo nuevo.
Para mi buena suerte, el modo de quererla fue el modo inesperado, y el modo más directo. En ella misma.
Y heme aquí, que no salgo del "no la saco de mí".

1 000 comentarios:

Lucyna. said...

Para todo hay momentos, este es el nuestro...